Aplicaciones

A alguien que hace lo primero que se le ocurre y es de carne se le llamaba inconsciente antes de Freud. En el siglo I después de Aifone se le llama aplicación si es de silicio. Sin duda es una ventaja para los escolares en sus bancos cuando les pidan la principal virtud escolar, aplicación. Sólo tienen que echar mano al bolsillo, como en el banco, ¿y no se trata de que vayan aprendiendo? Es lo que tiene sustantivar las virtudes en funciones y éstas en autómatas. Aun no se ha acabado de maquinar la conciencia y ya estamos en automatizar la asociación libre: esto junto a aquello, luego aquello por esto. O viceversa ambos, que es donde está la ganancia, impagable, de la inversión reversible (o viceversa). ¿O no ha de ser por fuerza origen evolutivo del interligar inteligente, algo con algo, el acoplar Se a barullo lo que Se quiera con lo que Se quiera como Se quiera, sin Quién  quienquiera que lo quiera? Por la fuerza del destino, será, en un puesto directivo de Microsoft. A conseguir con mucha aplicación.

            Esta peste protestante de aplicarse con pasión a útiles aplicaciones del Verbo Perfecto, inútil  mente como Quien Dice, no deja de tener figuras adyacentes en el tiempo, que es como un espacio como Quien dice, con las que sería muy útil a la vez que grato ponerla en pestosas relaciones. Por ejemplo, una aplicación zoológica que permitiera visibilizar -¿lo he dicho bien?- cómo Darwin tenía  casi toda la razón y casi todos los hombres descienden del mono. Sólo algunos ascienden, por ejemplo Darwin, gracias a interligar lo primero que se le ocurría a Nadie con lo anterior y lo siguiente, que sólo le ocurría al mundo. O si se les ocurría a otros no se aplicaban. Eso se remedia con una nueva aplicación desde el Principio, desde luego, de uno a sí mismo portátil. ¿Y en qué se relaciona esta figura 2.0 con lo anterior, o sea, puede ponerme en pantalla un ejemplo didáctico con sólo pulsar la tecla ajá, perdón, la función serendipity?  Rebobinando ninguna bobina, sino simulación de discurso en guarismos, por favor espere, clic: en que por lógica el origen ha de ser anterior e inferior a lo siguiente, y por consiguiente –que es donde está el quid de este curso de inversión productiva porque está en cursiva reproductiva-, el origen ha de ser posterior y superior meta en el curso de una investigación aplicada que lo haga aplicable. Y así como la anatomía del mono 2.0 es la clave de la anatomía del mono 1.0, que ni sabía contarse, la anatomía de la informática ha de ser la clave del desguace organizado de la Formática heredada, antes inteligencia. Si se puede despiezar, se puede rearmar, eso sí, mucha aplicación mediante: a la minuciosa silicona en laberintos o a la cita precisa en hieroglifo. Ambas, al margen del cuerpo del Texto.

            Que lleva a una segunda aplicación muy útil para automatizar el parecer pensado en pareceres automatizados. Pues por lo mismo que la inteligencia artificial aún está en evolución, así que mientras sí o mientras no vamos a pasar a automatizar la insensatez para ir ganando tiempo, el Buen Trato entre humanos aún está en definición desde Altamira, altas miras mediantes, conque pasemos entretanto mientras sí o mientras o no a automatizar el Maltrato. Como un cliché verbal,  mediante unas bonitas aplicaciones informáticas de lo informe de un rostro machacado, con todas las marcas de Maltrato, a lo informe de un informe formateado como es debido, con todas las marcas de un Buen Tratamiento de datos. Porque de lo segundo y posterior sí se sabe dónde está lo bueno, no de lo primero. Pero ya se sabe que lo segundo es la clave de la anatomía de lo primero, y de su desguace. Cargando aplicación didáctica 2.0, por favor espere en Dios Cero y no corra, clic: y como el análisis que despieza es evolutivamente posterior y, por consiguiente, superior, al acoplamiento que confunde, siendo superior la noticia digital a lo notado analógico es claro quién puede llevar el control, pues reversible y discrecional es sólo el procesamiento de la información, no lo informe notado, aun cuando lo notado sólo pueda describirse como proceso de información a golpes de lo que tenía forma. Pero es claro quien manda en esta casa, y ay de quien no lo tenga claro, que se le informará debidamente.  Cargando aplicación sociopolítica para eventual emoción solidaria en público, clic: que la realidad imite al arte del Maltrato del Arte, pongamos del arte de vivir conocido por cultura e idioma, es lamentable, emoticono de llanto, snif.  Que a cada noticia desarticulada y literalmente informe siga una oleada de reediciones artesanales en acto, encuadernadas asimismo en piel ajena, es fenómeno inexplicable pero interesante que está pidiendo a voces un programa especial de reporteros aguerridos o programadores aguarrados. Para ver más clara la oscuridad, pongamos, escribiendo en negro sobre negro.

            Pero la libre interpretación particular del Único Verbo que se hizo silicio y habitó entre nosotros, el misterio de la Ensilienciación al alcance de liturgias cósmicas sin salir de casa, aun admite más aplicaciones gratas a la par que útiles. Para hacer función la ocurrencia, o liturgia el advenimiento irrepetible. Pongamos, de sentido entre figuras presentes y alguna ausencia no obstante inequívoca como un perfil en pantalla. ¿Y cómo es posible ese prodigio, que una ausencia sea inequívoca? Pero hombre de DOS, ¿no ve que pulsa usted DOS y pasa lo que pasa? ¿Y no prueba eso que está usted en la casa de DOS, y en el prodigio del lenguaje ensilienciado? ¿Qué espera que pase en esa Casa del Prodigio, sino prodigios?

            Y es que la mejor aplicación de todas es sin duda ésta, el Autoprophetic Maker 2.0, o Proficere Seficiens s.n. Póngase un escenario verbal, y cuanto en él ocurra proclamará su gloria a todas las naciones por fas o por nefas, por acción u omisión, o mejor que mejor, por viceversa. Puesto que la aplicación por la que el programa se aplica a sí mismo a otro se aplica con sólo activar la función Otro Mismo, siempre el mismo, otro. Y siempre que el mismo acuda, claro, atraído por el prodigio: que en alguna parte a fecha fija, con o sin campanita de aviso, Se diga “aquí estamos todos congregados en pantalla para ver el prodigio de tu aparición en red”, y se cumpla, y aparezca. El Todos. Con guión en curso cursivo, o sea, To D.O.S.

            Aplicación sólo superable por una otra, aunque esto está aún en fase de investigación aplicada inaplicable, por ahora, pero con mucha aplicación, desde el principio, de los implicados en la explicación desde el principio, desde luego, del resultado implicado desde siempre en el Asunto. A saber, la que se conoce como proyecto Noplic 0.0,  o sea sincero, o Simplex en la versión para mentes simples. Consiste en una aplicación sin pliegues ni doblez de la teoría del continuo discreto, y su aplicación práctica es ser discreto de continuo. Que no todo lo artefactible por partes merece ser artefacto de una vez, y el criterio de cuándo activar el programa Habla queda fuera de alcance del programa. Aunque eso sí, tentadoramente cerca para manos a tientas. Perdón, error de usuario, atentas. Porque ¡sería tan bonito y tan atento de su parte, caballero, aplicarse a la mía y aplicarse mi cuento!… además, de paso me ahorraría el trabajo de contármelo. O perdón, la función BM, disponible en versión simple como rutina Serme.

 

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu email nunca será compartido con nadie.Los campos obligatorios están marcados con *