Coherencias

Lo peor de las coherencias es el impuesto de transmisiones, y si las acaba pagando el coherente de luego o el coheredero de antes.

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu email nunca será compartido con nadie.Los campos obligatorios están marcados con *