El sol radiante

Alergia de vivir

           

         

          El sol radiante, los campos floridos, los hombres jodidos y la necedad triunfante. Como la vida no vale nada la noticia es la alergia. No la alegría. Primavera y telediario. Errático estornudo de capullo en capullo las palabras vuelan. Una abeja patalea boca arriba en la baldosa agonizando ante el cielo franco, franco, franco. Cuarenta años sin sentir pasados desde los cuarenta años pasados sin sentir. En paz, descansen, ar. Domingo, paella, arre, arrelajarse.org. El sol no radia pero está en ello toda la exultante alergia del movimiento, es un mensaje de educación y descanso, so. Cinco de la mañana, cras es alguandre. Novecientos años, pasados sin sentir por este reino de mil años sin sentir pasado. Sin sauce ni desmayo el tercer reichenbach corre cantarero cantarín por folios floridos, ni mano ni boca conocen ya a penas el tacto del barro. Los necios radiantes y la necedad radiada. Noticiario y primavera, a estos tipos de interés nulo la vida les valdrá como nada lo que mande un Draghi. Escupe humo por la boca el muerto pulpo, se dice tecleo y fumo políticamente corregido. Las palabras radiantes, los sentidos jodidos, el ordenador triunfante: gramáticas latentes con patentes marcapasos subrayan amares de mares rojos como erratas del genoma. A dioses descarnados, olitas encarnadas, y listos: listas colocando coloquiales el listón de la palabra como es debida, muerta. Alergias de vivir esquelético reducido al anagrama, anda y que te ondulen, renglón, con la permanente corrección automántica. Adivínate hoy si puedes qué te me voy a decir, cariño: sol florero, campos radiados, hombres triunfidos, la necedad innecesaria y la necesidad incesante. Franca mente a oscuras el cielo sin abejas no está visiblemente, patas arriba, sobre este suelo como de costumbre azotea. Escondidas a mano en el fondo de macetas se pudren simientes para bien. Que si mientes para mal vas a la cárcel, a afirmar indultos todos los crepúsculos para el que te mira en la luna desde el espejo. Que se emita o no se emita mañana tanto monta, como nada, como una noticia estrella despuntada. Como nada vale la vida, la noticia es la alergia de vivir. Victoria sobre el sol conmutable, a punto de aparición. Próxima mente en sus pantallas, lo que ha pasado, presente, futuramente, y aun en los más ocultos pensamientos, que ni despuntan. Otoño y telediario: luz no hay pero está en ello. Aunque las sombras acaban alargándose como siempre en oro en esta época sin pensar, como de memoria, y hay gozo porque es hermoso.

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu email nunca será compartido con nadie.Los campos obligatorios están marcados con *