DE LOS SALTOS EN LA EVOLUCIÓN DE LAS ESPECIES

Aparte de los quanta y los canguros, criaturas extraordinarias de una naturaleza reflexiva capaz de embolsarse en sí misma y callarse entera en cualquiera de sus partes sin pensar, hay dos especies comunes que también saltan ordinariamente hablando donde menos se piensa: la liebre en el monte y la infundada en la redacción. Una de ellas es irracional, conque sólo funda su salvación en huir hacia adelante como quien dice a salto de mata. No la de otros, en que se caracteriza la especie racional: ir salvando el culo en su lugar de continuo discreto sin moverse del sitio y sin pestañear, poniéndose a saltos como quien dice en sus pellejos de palabra sólo, como es natural, aunque como es natural, sólo de palabra a salto de mata. De suerte que la supervivencia de esta especie infundada de redacción al final se funde, en principio desde siempre, desde luego en la redacción. Que es decir, donde menos se piensa, lo que había que demostrar: Q.E.P.D., o lo que da lo mismo que en paz descanse. Aparte de los quanta y los canguros, si puede ser, y de mí.

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu email nunca será compartido con nadie.Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.