Urvanidades

Ciudades de los hombres. Ciudades ningunapartes, ropaje de signos y sintaxis. Conexiones, funciones, encarnaciones acartonadas, hormigonadas, ahumanadas, de relaciones, igualdades, desigualdades, sin incógnita, o sólo una, perpetua fugitiva. Réplicas, tríplicas, multiplicas de un nombre de fuga perpetua movediza.

Visiones sin mirada, o impertinente. La de un ninguno parejo a lo mirado. La de Ello. La de piel y sangre y voz brindadas a lo mirado. La de Ella. La de algún quien irónico o airado en el perpetuo intento de un espejo, la de El. Acartonado, hormigonado, ahumanado, airado, urvanidado, desengañado. Urvanidada, desengañada, aireada a otros aires, acampada, acasada, anaranjada, al otro lado del amar sin bordes. Desengañable, urvanidable,acartonable, amable, en una palabra u otra, posible bla blo ble ella ello el. Personajes, ropajes prescindibles blas blos del blablablá y su sintaxis, con taxis o con adverbios, conjunciones o juncales.

Esquinas. Estampas. Rincones o vistas de pájaro. Gestos diminutos que cifran todo un mundo. Gestos planetarios que ocupan dos palabras. Desnudadas, vestidas, habitables blos blas urvanidades. Vistas y desvistas, mudas o rebozadas, exhibidas o desnudas, a uno u otro lado de la mar, del odiar, de lo mirar queriéndose ninguno. Aquí, o allá, en este tornadizo país de lo nombrando, de la vivienda, del memorando. Desde el transiberiano traquetreo de este idioma.

*

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu email nunca será compartido con nadie.Los campos obligatorios están marcados con *