Avezado

Avezado: adj., part. pas.:  Sin veces, experto en olvidar. Por extensión, loco, poeta, divinidad (vid. “perdón”).

Dimin., “avecino”, capaz de olvidar en lo ordinario, habituado a lo inhabitual extemporáneo, y por ende hábil para convivir con los convecinos de cada vez. Debe rechazarse la timología que lo hace derivar de ave-cino, ave diminutiva y ordinaria, por contraposición al “ave-césar”, “ave-maría” u otras aves de solemnidad. Y así mismo aquélla otra afín que lo hace por contraposición al ave de mal o de buen agüero, pero en todo caso sagrada, derivándolo del popular “a vé si no” como expresión de escéptica incertidumbre profana.

De avecino deriva el frecuentativo “avecinarse”, poblarse de veces el futuro con semejantes a los presentes, lo que puede ser tan inquietante como tranquilizador, indiferentemente. No ocurre así con “avecindario”, aquél o aquello que ofrece veces a semejantes suyos, o el resultado de la oferta, ser éstas más prójimas; que en este caso se ha querido distinguir, como lo bueno de lo malo, de su contrario, “remotomario”: aquél o aquello que todo lo remueve lo más lejos posible para poder tomarlo por tierra de frontera sin dueño, a descubrir y conquistar (cfr. Passim, Segismundo, “Remotología de la vida cotidiana”; vid. “terremoto”, “sé ismo”, “idología”).

Debe distinguirse de “avocindario” como “voz” de “vez”, de que sendos términos derivan (vid.). Véase “no por mucho vocear se avecina más temprano”.

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu email nunca será compartido con nadie.Los campos obligatorios están marcados con *