Viaje

Llegada de puntillas a un océano añorado,

busca las voces remotas y aquellos cantos rurales que la enternecen

Allí donde no hay nada más que himnos de supervivencia ha arribado.

Más que el tiempo se ha detenido el olvido.

 

Idioma hay. De alimentos y rutinas. Y sordera de letras y poemas: gritos de soledad anticipada. Amores, odios se columpian: sus antiguos vítores se disipan.

A medio camino debe recobrar la ilusión por aquellos  allendes inmaculados y por las razones de antiguo desvividas.

 

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu email nunca será compartido con nadie.Los campos obligatorios están marcados con *