CONTRACEPCIONES

Entiendo que se trata de inventos en ambos casos, destinados a evitar por indeseada cualquier concepción y controlar así la propagación de unas especies sin fundamento naturalmente hablando. Incluso a mí me alcanza para eso. Pero más allá de la común necesidad de llegar en el acto a la consumación aplazando sus consecuencias a conveniencia, o conviniéndola sin la menor consecuencia, ya se me escapa del todo la diferencia entre una DUI y un DIU.

&

A toda declaración unilateral de independencia le acompaña otra no declarada o como un incendio, yéndose por las ramas ya no de palabra sino de hecho por cualquier lado a por lo primero que pille sin avisar: la de pendencia multilateral. Que para alcanzar su destino ya no depende de nada más que de todo lo que se encuentre a su alrededor. O como habría dicho Gasset primero de no haberlo dicho un segundo antes, Ortega, yo soy yo y mi circunstancia también. Que podría ser una verdad como la copa de un pino, fulgurante en determinadas circunstancias, claro, a la par que útil en otras por determinar; pongamos asar sardinas comunes arrimadas en prosa al ascua versátil de la pasión que calentara, cómo no, más.

&

Si hay una práctica contraindicada con cualquier concepción es el nacionanismo.

Así es que su persistencia como especie naturalmente sin fundamento tiene que ser fruto de una voluntad superior sin comparación y una inteligencia suprema, tal vez no, pero por su empeño en lo que persigue como blanco suespermatista por lo menos, sin ninguna duda, sí. Pues como cualquier nacionanista aparte de su género suele ser persona declaradamente buena y creyente en lo que cabe en los demás, ni se cansa de darle vueltas precisamente a eso ni de intentar poner cuanto está en su mano de su parte, como en el fondo es lo suyo, en algo que como es lo nuestro nos toca a todos y a todas sin discusión.

A menos que al hablar de concepción nacionanista se trate de un acto follido lógicamente deliberado o una errata en la reproducción, como es natural siempre de otros, de la que su propio pensamiento resulta ser ajeno a todas luces lógicamente, y como es natural, al menor indicio de responsabilidad. Que también es una explicación que siempre puede darse de su existencia sin duda.

Comments are disabled for this post