Excusados quedan

Unos cuantos mecanismos y disposiciones simples de las cosas que permitan cagarla todos los días, sin olérselo uno ni ver dónde va a parar lo que se ha hecho, y seguir adelante tirando de la cadena sin pensar más. ¿Un retrete? Y una mierda: una conciencia.

Don divino, chispa de la humanidad, encargo titánico a un perista, y una mierda: el alma de la cultura del cuerpo, pero el del alma, que es la escritura colectiva. Actualizada eso sí con unción y recogimiento en un mismo papel colegible ad nauseam: o en dos palabras, el mismo rollo, o dos palabras en el mismo rollo. O en una palabra, en fin, colectiva de recolectores o viceverso en prosa recolectiva de colectores, o viceprosa en verso. Recoleta en recolectura perpetua por conscripción en una u otra circunscripción, o reescribir lo prescrito, o prescribir lo reescrito: Reverte sin recato y Babelia percatándose. Pero excusados quedan. Y a tirar de la cadena en directo que hay mucha competencia lingüística y seguir emitiendo sin pensar más. Cultura y personalidad: y una mierda, eso sí 2.0.

Comments are disabled for this post