SINCERIDAD

La declaración de amor más sincera que haya oído en una cama sigue siendo hasta la fecha «como me hagas eso me vengo». Y el que avisa no es traidor.

Comments are disabled for this post