Memorias rosas

Hacer memoria histórica es la vía para superar pasadas rencillas, habidas todas cuando se hace memoria por hacer historia de golpe por descontado y sin pensar más, como quien dice por pura costumbre. Por eso hacerla exige no hacerla por hacerla para no volver a hacerla como quien dice de memoria sólo por darse el gusto de hacer historia sin dar golpe. Y por más que un tal proceder parezca conllevar hoy algo de complejo para sus descendientes, su superioridad debe ser verdad indiscutiblemente visto que resulta imposible negarla en la actualidad. De hecho pueblos como personas aún hacen memoria de carnicerías cuando lo que querrían es exclusivamente no tener que volver a hacerse picadillo ellos mismos nunca más, eso es seguro. Como que hoy todavía en Lancaster el jamón que recuerdan con más gusto es el de York.

&

Comments are disabled for this post